Páginas vistas en total

viernes, 20 de agosto de 2010

Kurt Wolf: El Evento Mental Comunicado

Kurt Wolf (1968) hace una crítica a los objetivos que se han atribuido a la Sociología del Conocimiento en torno al estudio de las ideologías, teorías e ideas y afirma que esta tiene la capacidad de realizar investigaciones empíricas con miras a solucionar su problema fundamental gira en torno a la relación entre el conocimiento y la realidad social. La disciplina de la Sociología del Conocimiento incluye el estudio de aspectos emotivos del pensamiento en la medida en que están socialmente condicionados.

Wolf establece que el investigador debe tratar de dilucidar el 'campo de objetos' de la sociología del conocimiento a fin de contribuir a aumentar su acervo teórico. El 'campo de objetos' lo constituye e los eventos mentales comunicados las relaciones entre estos y las unidades sociales. El evento mental alude a la totalidad de los procesos mentales perceptibles desde el presentimiento, la asociación de ideas, la ocurrencia repentina, la creación de un sistema filosófico o una pintura. El evento mental no es idéntico al conocimiento, sino que abarca tanto el conocimiento como el pensamiento y el sentimiento. Las comunicaciones orales, escritas, las obras artísticas y musicales, los utensilios artesanales o industriales son algunos de los eventos mentales susceptibles de comunicarse.

El método de la sociología del conocimiento, según Wolf, es el método de la verstehem o de la compresión subjetiva, que implica la 'recepción' y la interpretación sociológica del evento mental. Este método no es exclusivo de la Sociología del Conocimiento, ya que también es utilizado por otras disciplinas que se ubican dentro de marcos socio-psicológico. Su modus operandi sugiere en primer lugar, el descubrimiento de cierto objeto social en una situación determinada, segundo la formulación de los hechos o el establecimiento de los elementos que se consideran la base de las observaciones y que determinan la naturaleza de estas relaciones.

Dentro de ésta metodología es importante el concepto de actitud, que es el que nos lleva a la comprensión total, en la cual el elemento y el evento son comprendidos. La actitud se define como un es esquema 'preformado de acción y reacción' permite integrar las actitudes singulares, complementarias y contrapuestas que se expresan en un evento mental. El elemento que puede ser la palabra o el gesto, se encuentran dentro del evento mental comunicado y ambos deben comprenderse en conexión, lo que se logra por medio de la actitud. En este proceso inciden nuestro interés, nuestra capacidad para pensar y nuestra capacidad general para intuir y que ocurre entre dos extremos que van desde la completa extrañeza hasta la identificación con el evento. En la práctica nunca permanecemos en el primer estadio y muy difícilmente logramos el último.

La actitud básica o la toma de posición o la estructura de supuestos nos lleva a la compresión del comportamiento del actor. Puede capacitarnos para prever ciertas actitudes del actor que no se hallan presentes en el evento. Nos indica el modo adecuado de comportarnos, de actuar y de apreciar lo socialmente aceptado. Permite comprender el sentido inmanente del elemento, su contenido simbólico en si y dentro del evento mental total a fin de concebir su función.

Finalmente Wolf, nos presenta el concepto de actitud básica típica, un tipo ideal que se logra 'reduciendo una actitud básica a un tipo definido', en donde se eliminan los rasgos empíricos y se constituyen marcos referenciales. Distingue dos tipos de actitud básica típica: la práctica y la teórica. La primera se orienta hacia los hechos o situaciones concretas, y segunda hacia la solución de una tarea intelectual. Como ejemplos de una actitud práctica tienen la actitud democrática frente a la totalitaria, la capitalista frente a la socialista. Como ejemplos de una actitud teórica tendrían lo mágico-religioso y lo artístico

No hay comentarios:

Publicar un comentario