Páginas vistas en total

domingo, 20 de marzo de 2011

CONOCIMIENTO INTERSUBJETIVO Y REALIDAD SOCIAL


Definiciones y Referentes Metodológicos

La realidad social, como afirma Durkheim es "una realidad sui generis", en cuanto a su complejidad y riqueza desde el punto de vista de las posibilidades que ofrece al ser humano. Por una parte se encuentra el mundo real, en donde se manifiestan los resultados de la acción histórica del hombre en lo que llamamos la civilización. El mundo de lo intersubjetivo es el mundo de los siguientes compartidos, lo que le da sentido a la vida cotidiana y permite la vida social.

Ahora bien, a la aclaración inicial de Durkheim del concepto de conciencia colectiva, se debe añadir la sistematización de la interacción humana como proceso social desarrollada por George Mead en su obra Mind, Self and Society (1934). Está tiene a su vez una influencia definitiva en la gestación del interaccionismo simbólico, él que se preocupará de la intrincada relación entre cultura, sociedad y personalidad.

Mead se interesó a los símbolos lingüísticos en la medida que median interacciones, modos de comportamientos y acciones de más de un individuo. En este sentido, su preocupación fundamental es la acción comunicativa donde, más allá de su función de entendimiento, el lenguaje juega el rol de coordinación de las actividades orientadas hacia fines de distintos sujetos, además de su rol de intermedio en la socialización de los mismos sujetos. Si para Mead "la sociedad humana tal como la conocemos no podría existir sin las mentes y los seres" (citado en Biesanz, 1969), él insiste además que las mentes racionales y seres conscientes emergen solamente en sociedad por ser el producto de la interacción social y especialmente de la comunicación simbólica por medio del lenguaje. Las cosas que existen en la naturaleza no son objetos hasta que sean descubiertas y nombradas, y cosas que no existen en la naturaleza pueden ser objetos si existen en la mente de los sujetos. En este sentido, la cultura de todo grupo social está constituida de su mundo de objetos significativos y la mente de cada persona está constituida de su mundo propio de objetos significativos.

La perspectiva del interaccionismo simbólico tiene una tendencia socio-psicológica e intenta explicar la relación individuo-sociedad a partir de la comprensión de los significados culturales. Se interesa por las prácticas interpretativas de la gente, sus formas de entender la realidad y organizar sus respuestas. Se trata de una perspectiva que comparte las raíces históricas e intereses de las tradiciones de la sociología, la psicología y la filosofía estadounidense.

El darwinismo social con su noción de la 'supervivencia del más fuerte y orientación evolucionista le da al interaccionismo simbólico una visión progresiva del cambio. Este es motivado por la lucha entre grupos, por la búsqueda de la supervivencia y el desarrollo. Así el cambio es visto como teleológico, promoviendo el control racional durante el proceso y aumentando la creatividad humana.

La tradición pragmática que influencio la sociología estadounidense en sus comienzos, critica la posición que cuestiona el conocimiento del mundo real, sólo aceptando la experiencia subjetiva como la base del conocimiento del mundo real, sólo aceptamos la experiencia subjetiva como la base del conocimiento. Establece que muchos de los problemas filosóficos deben reformularse dándole prioridad a la conducta sobre la experiencia subjetiva. Esta tradición se refleja en los trabajos de los fundadores del interaccionismo simbólico. Ellos adoptaron sus técnicas metodológicas como el análisis de experiencia a través de la introspección, formulando la premisa que dice que "la experiencia de nuestro YO no podría darse a menos que nuestro YO existiera" (Lauer y Andel, 1977:11).

William James y John Dewey, pioneros en el análisis de lo intersubjetivo, si bien desarrollaron una aproximación muy individualista para explicar la motivación y la relación individuo-sociedad, desarrollan conceptos y teorías que posteriormente sirvieron de base para el surgimiento del interaccionismo simbólico. Ellos tratan de explicar el fenómeno del lenguaje y las posterioridades de la comunicación humana a partir del individuo, dejando de lado la asociación humana dentro del grupo.

Las teorías conductistas de William James contribuyeron al posterior desarrollo de la tendencia psicológica de la sociología estadounidense. James trabaja principalmente con tres conceptos: el hábito, el instinto y el yo. Su psicología se muestra mas interesada en el funcionamiento interno del individuo que con los procesos sociales de donde emergen las posibilidades de los individuos (Turner, 1978:313).

Los instintos son analizados en relación con los hábitos, lo que implica que los instintos se modificar. Esto se observa en la capacidad humana de llevar a cabo actividades mentales como las memorias. En estos momentos la conducta humana deja de ser instintiva y puede repetirse. Los instintos dan lugar al surgimiento de los hábitos que son aprendidos socialmente, de producto de la experiencia. Ellos simplifican la vida humana a través de la repetición de acciones reduciendo la atención consciente, (Martindale, 1960:340).

Si el individuo posee una naturaleza plástica que puede ser moldeada por la acción de los hábitos la conciencia a los estados metales deben verse como procesos. La toma de conciencia implica la capacidad del YO para reconocerse, es decir, verse a sí mismo como objeto y desarrollar sentimientos y actitudes hacia uno mismo (Turner, Op.cit.: 312) La persona aparecen ante sí mismo como "parcialmente conocida (MI), parcialmente conocedora (YO) y parcialmente sujeto" (James, 1948:176).

James desarrollada una aproximación al fenómeno humana basándose en el supuesto de que el MI sea la total de todo lo que los individuo llaman `suyo´. De esta manera el YO humano se analiza desde el perspectiva material, social y espiritual. El Yo material se refiere al cuerpo y todo lo asociado com el: el YO social incluye sentimientos hacia sí mismo, con reconocimiento de los otros; y el YO espiritual se refiere a los estados de conciencia y funciones cognoscitivas.

El YO social es el concepto de importancia para el posterior desarrollo de la perspectiva del interaccionismo simbólico. Ciertamente éste es el producto de la interacción humana de donde surgen los sentimientos hacia uno mismo. Janes enfatiza el que la naturaleza humana es plástica y creativa. El entorno actúa sobre ella a través de la interacción con otros y motiva el surgimiento de las potencialidades humanas. Es a través del orden social que el individuo se convierte en una persona social.

Esta concepción de los seres humanos como activos y creativos, controlando su propio destino en el fundamento del pragmatismo (Meltzer, pretas y Reynolds, Op.cit..7-8). El pragmatismo es una reacción al determinismo del medio social y geográfico de Spencer. Tal como se manifiesta en la psicología de James, provee las bases para una imagen de los humanos congruente con el desarrollo del interaccionismo simbólico.

Luego de conocer la obra de James, otros de los principales exponentes del pragmatismo fue John Dewey. El sigue los principales supuesto de esta perspectivas que establece que los seres humanos se adapten a su medio y a la vez son capaces de manipularlo. De este proceso ajuste a las condiciones de la vida surgen las características sociales del individuo (Turner, Op. cit.:314).

Dewey era un filósofo y un psicólogo básicamente interesado en temas educacionales relacionados con el entorno social. Rechaza la visión filosófica tradicional que afirma que existe un pensamiento puro. Más bien él enfatiza la relación entre el pensamiento humano y su medio. Ve al individuo siempre actuando sobre su medio al igual que es condicionado por éste; desempeñando un papel activo en la percepción y condicionamiento de las cosas que`conoce; está en un proceso continuo de desarrollo (Meltzer, Petra y Reynolds,Op. cit.:16).

Para Dewey el pensamiento humano es un proceso que surge de la experiencia en su relación con el entorno. La mente es el proceso de pensar, lo que es posible dado a que la sociedad permite desarrollo de la creatividad humana a través de la interacción con otros y el medio. Toma el concepto de hábitos desarrollado por James y lo define como elemento básico en la relación individuo-sociedad.

El hábito es definido por Dewey no como repetición, sino como una predisposición a formas de respuesta bajo condiciones especiales. Estas condiciones se encuentran dentro del orden social. Los ámbitos poseen una naturaleza social y contenidos morales. Otros elementos importantes que destaca Dewey es el lenguaje, que el factor permite a los hombres desarrollar conceptos, comunicarse, desarrollar la meta y tener una existencia llena de significados. Es a través del papel asignado al lenguaje como mecanismo para establecer relaciones con sentidos y para internalizar los elementos del hecho del medio que posteriormente los planteamientos de Dewey influenciaran a George H. Mead.

Con toda su tradición de pequeños propietarios agrícolas y pequeños comerciantes, de pensamiento orientado a la acción en la vida cotidiana, siempre realista, empirista y pragmático, la tradición europea de las grandes teorías no podía cuajar del todo en los Estados Unidde investigadores marginales, frente a la institucionalizada -según Merton- sociología de la comunicación de masas, siempre ocupada en sondeos de opinión que guiarían la actividad externa de los "representantes del pueblo". Habrán de ser exilados, emigrados, marginados y renegados -como Sorokin y Znaniecki, Mills y Veblen- quienes incorporen los mismos espíritus europeos.os. La sociología del conocimiento en Norte América se presentará en la labor

No hay comentarios:

Publicar un comentario